Banner Optica Cartaya
Banner-Rocío-Trastallino
Banner-Trasbordadores-Playas-de-Cartaya
Banner-Trillo-Palacios
Banner-Telecable-Cartaya
Banner-Joyeria-Garcia
Banner-Tanatorio-de-Cartaya
Banner-Auto-Recambios-Coronel
TALLERES-AUTOCARTAYA
COOPERATIVA DE CARTAYA
ZAMORA AUTOS
BAR FERIAS

La DGT pone en vigor la reducción de la velocidad a 90 Km/h en carreteras convencionales en el marco de la Estrategia Seguridad Vial 2011-2020

La velocidad máxima se reduce de 100 a 90 kilómetros por hora en las carreteras convencionales.
La subdelegada del Gobierno y la Jefa provincial de Tráfico asisten a la colocación de esta última señal en la  N-431 como escenificación de la puesta en vigor .
El 75% de los accidentes con víctimas, se producen en estas vías y, además, la velocidad inadecuada es la causa concurrente en el 20% de los accidentes con víctimas.
La subdelegada destaca que así, nos equiparamos a otros países de la Unión Europea, donde amplios estudios han avalado esta decisión .
La jefa de , afirma que  en 2017 en Huelva, la velocidad inadecuada fue un factor concurrente en el 14% de los accidentes  con víctimas, y en 2018 la cifra fue de un 20% donde estuvo presente la velocidad inadecuada como causa directa.

La Dirección General de Tráfico (DGT), ha finalizado la estrategia diseñada para disminuir los accidentes de tráfico y sus consecuencias, en el marco de la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020, que fija como objetivo principal que la tasa de fallecidos por siniestros de tráfico disminuya considerablemente.

Con la colocación de esta última señal por parte del equipo de mantenimiento de Carreteras,  entra en vigor en Huelva y en toda España, con fecha 29 de enero, la modificación de los límites de velocidad en las carreteras españolas, primer objetivo de este Real Decreto que ha modificado  el Reglamento General de Circulación (art. 48) y que fija un cuadro simplificado de velocidades máximas en las vías. Así, en las carreteras convencionales los límites serán 90 km/h (turismos, motos, y autobuses) y 80 km/h (resto de vehículos).

La razón de esta media, y su primer objetivo, la reducción de la velocidad, se basa en múltiples estudios y estadísticas, ya que el 75% de los accidentes con víctimas, se producen en estas vías y, además, la velocidad inadecuada es la causa concurrente en el 20% de los accidentes con víctimas.

Según el informe de impacto previo elaborado por el Observatorio de la Seguridad Vial de la DGT, esta norma reducirá “un 10% los fallecidos en estas vías”.  Así, en 2017 de los 1.321 fallecidos en vías interurbanas, 1.013 ocurrieron en vías convencionales, “porcentaje que ha oscilado durante los últimos diez años en el intervalo 76-80%”, confirma un informe del Observatorio de Seguridad Vial y la Subdirección General de Movilidad de la Dirección General de Tráfico (DGT). Y la velocidad inadecuada estuvo presente en 400 de esos fallecimientos. Solo en las salidas de la vía con un solo vehículo se produjeron 367 y en la mitad de los casos había velocidad inadecuada. Además, el índice de letalidad –número de fallecidos por cada cien víctimas de accidente– de las vías convencionales es de 2,7, casi el doble al de autovías y autopistas.

El segundo objetivo, es la reducción del diferencial de velocidad entre vehículos ligeros y pesados,  se reduce el diferencial de velocidad entre los tipos de vehículos a un máximo de 10 km/h. La reducción del diferencial favorece la fluidez de la circulación, especialmente en momentos de mayor intensidad, y ayuda a reducir la accidentalidad derivada de vehículos que circulan a velocidades dispares.

A nivel internacional, y atendiendo al contexto europeo,  se estima que reducir la velocidad en las vías convencionales es clave para contener la accidentalidad;  por esto, la mayoría de los estados europeos, han ido adoptando medidas de reducción de las limitaciones de velocidad en aquellas vías que no hay separación física de sentidos.

Menos velocidad, menos accidentes

Según numerosos informes realizados en el 2018,  la influencia directa en la frecuencia y severidad de los accidentes,  señalan que con más altas velocidades de conducción, el tiempo, el número de accidentes y su severidad, crecen desproporcionadamente y,  confirman que reducir la velocidad media 5 km/h en estas vías, reduce un 28% los accidentes mortales. Una subida del 1% en la velocidad media conlleva un crecimiento del 2% en la frecuencia de accidentes con víctimas, del 3% en la frecuencia de accidentes graves y del 4% en el de accidentes mortales.

Reforma Reglamento General de circulación

Atendiendo a lo expuesto, resulta oportuna y necesaria  la reforma parcial del Reglamento General de Circulación, con el objetivo de modificar y homogeneizar la velocidad máxima en las carreteras convencionales por ser las vías con más altas tasas de siniestralidad como medida correctora de seguridad vial, siguiendo la estrategia europea en relación con las velocidades máximas en dichas vías y, observando los principios  de buena regulación establecidos.

Autobuses

En el caso de  los autobuses, la limitación genérica a 90 km/h, es debido a la baja siniestralidad continuada de este tipo de vehículos, si bien aquellos que no estén dotados de cinturón de seguridad no podrán circular a más de 80 km/h.

Incremento de la vigilancia

Los nuevos límites irán acompañados de incremento de la vigilancia para reforzar su cumplimiento.

Consenso

Bajar las velocidades en las carreteras siempre es complicado y conflictivo, hay muchos sectores que se muestran reacios.

En este caso ha habido consenso en todo el proceso de consulta y participación, los titulares de Carreteras, los funcionarios de Tráfico, Guardia Civil, agentes sociales, empresas privadas,  e, incluso automóviles club, revistas del motor .

Ha sido la reacción y consecuencia de explicar las cosas adecuadamente al ciudadano.

Consumo y medio ambiente

El exceso de velocidad no sólo incide en la seguridad vial, también tiene una influencia negativa sobre el medio ambiente, la calidad de vida y el consumo de combustible. Dependiendo del tipo de vehículo, el consumo ideal de combustible suele estar entorno a una velocidad de 90 km/h. Si aumenta a 120 km/h, el consumo se incrementa en un 30%.

Desde la entrada en vigor de la Ley del Permiso por Puntos, en España más de un 40% de las sanciones y casi un 50% de los puntos detraídos lo han sido por causa del exceso de velocidad.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.